19 de agosto de 2010

La subjetividad y lo femenino

La subjetividad y lo femenino

A trabes del transcurrir de los tiempos, la mujer a estado relegada, por sus apreciaciones desde el punto vista biológico y mental, lo cual a conllevado a un gran abandono por parte de las estructuras sociales, que integran de algún modo, un sistema tan tradicional en sus concepciones de explotación de los géneros como lo es el capitalismo.

A pesar de ello no se puede negar la participación en masa de las mujeres en la maquinaria capitalista; lamentablemente, no es una participación en igualdad de condiciones ante el género masculino. Por tal motivo se a propiciado una lucha ideológica sin cuartel, para exigir la participación de la mujer en diversas áreas de producción, como también, un trato digno y la participación correspondiente en la superestructura social, esto a conllevado a la intervención de intelectuales que han puesto sus ojos en este fenómeno social, con el fin de poder sentar un estudio detallado y analítico del factor de enajenación de la mujer.

De esta manera, grandes pensadores sociales, como Marx, Bebel, Engel han propiciado diversos estudios de carácter sociológico, a lo concerniente a las posibles desventajas del género femenino, llegando a conclusiones parciales, tan especulativas como el planteamiento biológico de incapacidad. Que hoy en día es totalmente reprochable. Debido al grado de tecnificación en las tareas industriales la cual no requiere de ninguna extracapacidad corporal, todo lo contrario se plantea el conocimiento como herramienta para la realización de trabajos específicos.

No obstante los planteamientos originados de dichas explicaciones, son aun clara prueba del enfoque del sistema del macho, por esta razón un grupo de sociólogos de la corriente feminista ha rescatado las pautas para redefinir la dimensión de la mujer en la sociedad, trayendo consigo diversas teorías, construidas a trabes de las vivencias de mujeres en la sociedad contemporánea capitalista.

El pensamiento de la sociología feminista plantea el análisis de las acciones de los individuos desde una perspectiva micro social a una macro social, para determinar los problemas de las relaciones interpersonales de los dos géneros, en otras palabras trata de analizar, el tercer estado de las actividades que se involucran con el termino de la objetividad, a su ves la teoría sociológica femenina, encamina sus esfuerzos de interpretación objetiva a trabes de una clasificación que no es fruto del azar ni las coincidencia entre los problemas corrientes entre los dos géneros, como los son: El proceso de la internalizacion de las normas comunitarias, la naturaleza del self como actor social y la naturaleza de la conciencia de la vida cotidiana.

No obstante observaciones planteadas desde la concepción de la objetividad, a mi parecer, carecen del impulso necesario, para plantearlos en una realidad plagada de inequidad entre los dos géneros, como prueba de ello esta la adopción del rol y el conocimiento del otro, el cual plantea, desde la perspectiva de los investigadores sociales Mead y Shulz, que los actores adoptan sus roles, el cual a trabes de sus interacciones empieza a identificarse con otros sujetos del medio.

En contraste con lo planteado, se puede recalcar que el papel, que se le es impuesto a la mujer, es un papel de imitación que desestima toda concepción de desarrollo de pensamiento, creatividad y reflexión, que en cierto grado es representativo para un ser como tal, y mas cuando la integridad de un genero menoscabado como el femenino, sucumbe ante la imitación de roles que le son talmente ajenos y que se adaptan para no ser rechazadas por una sociedad llena de normas impropias y maleables, ejecutadas por acciones netamente masculinas .

Seguidamente el segundo escalón de las afirmaciones objetivas de los sociólogos feministas, entorno a la subjetividad es la llamada internalizacion de las normas comunitarias, según estudios realizados, se plantea que la visión femenina es considerada como, una emulación del mundo masculino, en el cual se desarrolla; quiere decir esto, que se plantea la necesidad de que dichos roles, se involucren con otros, con tal de ser aceptados por unas normas o reglas que se plantean en la sociedad machista.

Por otro lado, los sociólogos feministas infieren en que las normas, son de carácter masculino, por que realizan una coerción tan fuere para el género femenino; que esta a su vez, queda adsorbida por el sistema. No obstante las posibles causas de subyugación planteadas en este postulado, hoy en día, pareciera que tomaran una gran fuerza, a pesar de los grandes movimientos que se han relucido a trabes de la historia. Su realidad parece un poco efímera, pues las normas estipuladas por un patriarcado están sujetas a una especie de autoprotección, la cual no permite que individuos, en este caso la mujeres, puedan de alguna forma, tomar las riendas de sus propios pensamientos.

Como resultado de toda esta defensa del sistema patriarcal, se puede analizar la naturaleza del self como actor social. Los investigadores que han hecho un estudio objetivo, han llegado a la conclusión que dichos actores, tienden a percibir el mundo como un todo, que debe ser gobernado, de acuerdo a un fin, que a subes se define de “Muy particular”.

En cuanto a la disposición feminista sociológica, se afirma que la mujer esta confinada a un mundo muy cerrado, el cual ha estado y será, si no hay un replanteamiento del valor de la mujer en la sociedad; un obstáculo definitivo para las ideas de equidad entre los dos géneros. Dicho de otra manera, se debe buscar espacios libres de todo monopolio e intereses particulares, en donde la aptitud crítica, entorno al desenvolvimiento de la mujer, sea el ideal, para tomar vos y voto en las comunidades actuales del planeta.

Mientras tanto la conciencia de la vida cotidiana ha sido fuertemente criticada por los sociólogos feministas, la cual plantea dos realidades que vive la mujer, la primera con la experiencia real, vivida y objeto de reflexión y la realidad de los tipos sociales. En realidad, estas dos pilares han establecido una raíz importante en las experiencias de las mujeres actuales, pues comparten a diario diversas pautas y comportamientos sociales ante el sistema patriarcal, en donde las interacciones son comprendidas como,”el tratar”, “el poder” y “el Conllevar” de las manifestaciones de aceptación de las mujeres, tanto en los grupos sociales pequeños como en los grandes.

Para concluir, el problema de la mujer, desde el punto de vista subjetivo, debe estar determinado, por una reflexión profunda, del por que la necesidad, que tiene el genero femenino de participar en el desarrollo en la sociedad, la historia, en cuanto a este sector menoscabado por las sociedades de consumo a determinado pautas para la rotura progresiva, de la enajenación femenina. Movimientos políticos, gremios, a si como mujeres pioneras en al lucha por un puesto en el alto estatus del macho, han trascendido de manera significativa.
Sin embargo los análisis aquí mencionados desde varios puntos de vista , recogen la problemática que a un hoy, en aras del siglo XXI persisten, a lo cual nos quedan varios interrogantes ¿Podrá la mujer desarrollar la autonomía suficiente en sus pensamientos y relaciones interpersonales sin tener en cuenta el sistema patriarcal?, ¿será el análisis subjetivo de los sociólogos feministas , motivo suficientes para que la mayoría del pueblo femenino recapacite en su modo de pensar y obrar en la realidad?.

Estos interrogantes, serán respondidos de una manera veras y objetiva, el día en que la mujer deje de ser utilizada, por ahora la historia dictara la última palabra, entorno al desenlace del problema del género femenino.

POR:
Irwin Manuel Boom Gamez / Sociólogo
Documento fechado del: 2004-05-10

3 comentarios: